Día 8: “Escribí un texto que se vea, que suene y usá el recurso de aliteración”

Hoy entré al casco antiguo de San Gimignano, un pueblo italiano ubicado en lo alto de una colina en la Toscana y lo primero que dije fue “esto parece una medina”. 

Y ahora que lo pienso, es cierto que pueden tener cierto punto de comparación. Para “entrar” al casco antiguo de San Gimignano, hay que atravesar una muralla, igual que en las medinas. Para entrar al casco antiguo de San Gimignano, es necesario cruzar algunas de sus puertas, igual que en las medinas. En San Gimignano, existe un concepto clarísimo entre lo que es puertas adentro y puertas afuera, igual que en las medinas. En San Gemignano, lo más interesante pasa muros adentro, igual que en las medinas.

Pero más allá de todo eso, que puede ser muy válido, mi reflexión apunta a otro lado, apunta a preguntarme: 

¿En qué momento las medinas se convirtieron en mi punto de referencia?

¿En qué momento las medinas se convirtieron en mi normalidad (si es que ese concepto existe)?

¿En qué momento las medinas se volvieron tan cotidianas?

¿En qué momento las medinas se convirtieron en un antes y un después en mi vida?

¿En qué momento las medinas tomaron tal importancia, como para ser el punto de comparación de todo lugar que vendrá?

Y sin buscar respuesta a estas preguntas, porque no son del tipo de preguntas que necesitan respuesta, sino más bien meras reflexiones, apareció en mi cabeza -una vez más- esta cita de “Las ciudades invisibles”, de Italio Calvino, una cita que últimamente aparece y uso mucho, como si se hubiera convertido en mi mantra por estos días:

“Marco Polo imaginaba que respondía (o Kublai imaginaba su respuesta) que cuanto más se perdía en barrios desconocidos de ciudades lejanas, más entendía las otras ciudades que había atravesado para llegar hasta allí, y recorría las etapas de sus viajes, y aprendía a conocer el puerto del cual había zarpado, y los sitios familiares de su juventud, y los alrededores de su casa, y una placita de Venecia donde corría de pequeño.”


Si quieren leer el texto siguiente, del día 9, hagan click en la imagen de abajo

Y si se perdieron el texto anterior, del día 7, no desesperen (?), pueden leerlo clickeando en la imagen de abajo


Este ejercicio pertenece al desafío de escritura creativa #unmesdeescritura propuesto por @medelelena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *