House-sitting: Guía para viajar por el mundo cuidando casas

Si, sé que suena demasiado bueno para ser verdad. Lo sé porque pensé lo mismo cuando leí sobre este tema por primera vez. Hasta que lo viví en primera persona hace ya más de un año y confirmé que todo eso que parecía increíble, era realidad. Así que, en este post, les quiero hablar de algo que me encanta: cómo viajar sin pagar alojamiento, cuidando casas alrededor del mundo.

El house-sitting es uno de los tantos ejemplos que existen de una tendencia en aumento: la economía colaborativa. Y eso, ¿con qué se come? Les cuento más. La economía colaborativa es un intercambio de bienes o servicios, basado en la solidaridad, el ahorro y el beneficio mutuo. Es muy importante destacar el concepto de mutuo, que se ve claramente en el house-sitting, en donde una de las partes tiene una casa, departamento, o algún tipo de propiedad que la otra parte se ofrece a cuidar mientras los dueños no están porque se van de vacaciones, viaje de trabajo, etc. Esta necesidad de que alguien cuide la casa puede ser por varios motivos: porque en la casa hay mascotas que necesitan atención y amor, un jardín que necesita mantenimiento o simplemente porque no quieren dejar su propiedad vacía mientras no están. Y ahí entramos nosotros, la segunda parte de esta relación, los viajeros que soñamos con viajar por el mundo y pensamos cómo hacer para reducir gastos y que nuestra economía no muera en el intento. Pues bien, resulta que tener alojamiento gratis es una gran opción y ambas partes nos beneficiamos y tenemos lo que necesitamos: los dueños de las casas pueden irse tranquilos sabiendo que su casa queda en buenas manos y nosotros tenemos un hogar provisorio en alguna parte del mundo.

Índice


¿Por qué hacemos House-sitting?

Porque además del enorme ahorro económico que esto representa, sobre todo para viajes largos (como el que estamos haciendo), nos gusta la idea de viajar muy muy lento y nos encanta esta combinación que encontramos en el house-sitting, que tiene (para nosotros) las proporciones exactas entre la sensación de estar viajando y al mismo tiempo, tener algo a lo que llamar “hogar”. Así podemos disfrutar de hacer compras y cocinar en casa pero ir cambiando de supermercado; de la sensación placentera de llegar a casa después de un día de paseo pero que esa casa vaya cambiando; de tener vecinos y conocidos alrededor, pero que se renueven cada tanto.

Y claro, si además el house-sitting involucra el cuidado de mascotas, ¿qué más lindo que el hecho de que cada estancia y cada lugar estén marcados por el amor incondicional de los animales?

Por todo esto, ¡amamos viajar haciendo house-sitting!

Estas son las casas y animales que cuidamos desde que empezamos a viajar, en Enero de 2019: 


¿Qué es y qué no es el House-sitting? Algunas aclaraciones importantes

Para ser buenos house-sitters, es muy importante tener claro que hacer house-sitting no es sinónimo de estar de vacaciones con todo pagado. Si bien, como expliqué más arriba, hacer house-sitting significa no pagar por el alojamiento, a cambio de eso se espera nuestro compromiso y responsabilidad para cumplir determinadas tareas que pueden variar en cada house-sitting. Por ejemplo: si hay mascotas, nuestra tarea puede ser llevarlos a pasear una cierta cantidad de veces al día, alimentarlos y todo tipo de cuidado que el dueño nos aclarará explícitamente. Entonces, ante todo, hacer house-sitting implica una gran responsabilidad y compromiso. Es importante recordar esto para que nuestro camino por este sendero sea exitoso.

Comer y pasear, dos de las rutinas más importantes en el cuidado de los animales en un house-sitting


Preguntas frecuentes

Lo que sigue a partir de ahora es una recopilación de preguntas que nos fueron haciendo en todo este tiempo desde que empezamos a hacer house-sitting, sumado a algunas otras cosas que nos parece importante contarles.


¿Cómo conseguir un House-sitting?

Existen muchas plataformas on line, a través de las cuales podemos postularnos para cuidar casas en todo el mundo. Acá les dejo brevemente las características de cada una y les cuento las que usamos y las que no. 


Plataformas para conseguir un house-sitting


Plataformas que tienen ofertas en todo el mundo


Trusted House-sitters

https://www.trustedhousesitters.com/

De todas las que probamos, nuestra plataforma preferida por excelencia. Tiene ofertas de house-sitting en todo el mundo y es la que más cantidad de ofertas tiene. La suscripción cuesta 89 euros por 12 meses con cantidad de aplicaciones ilimitadas (y si se suscriben a través de este enlace ¡tienen 25% de descuento! y a nosotros nos regalan 2 meses de membresía, lo que nos ayuda muchísimo a seguir viajando, ¡gracias!)

Nomador
https://www.nomador.com/

También ofertas en todo el mundo. Fue la primera que probamos. Como recién empezábamos, en aquel momento elegimos la opción de membresía por 3 meses que nos costó 25 euros (la membresía de 12 meses cuesta 65 euros). 

Nomador tiene algunas particularidades que la diferencias de las demás plataformas, por ejemplo:

  • Es el único que tiene una opción de suscripción gratuita, por la cual se puede aplicar a hasta tres anuncios sin pagar nada (siempre que no sean anuncios reservados para miembros suscriptos).
  • Es el único que tiene la opción de “Stopover”. Esto es: la posibilidad de alojarse unos días (en general no muchos) en casas mientras los dueños también están ahí, es decir, compartir la casa con gente que quiere ofrecerle un lugarcito a viajeros y ser sus invitados (muy parecido a lo que sería el couch-surfing).

En lo personal recomiendo que, de ser posible, si están arrancando en el tema y no quieren pagar tanto por la suscripción de 12 meses, que paguen la suscripción de 3 meses. Esto es mejor que la opción gratuita por varios motivos: además de que con cualquiera de las dos opciones pagas, van a poder aplicar de manera ilimitada a todos los anuncios que quieran, el hecho de ser miembros suscriptos generará más confianza en aquellos dueños que reciban sus aplicaciones. Y tengan en cuenta que aunque la de 3 meses suene a poco, lo importante es que durante los tres meses que la suscripción esté activa, podemos aplicar a todas los anuncios que queramos, aunque estén fuera de ese período de tiempo. Nosotros decidimos empezar con la suscripción de 3 meses y con eso conseguimos nuestros primeros tres house-sittings, que sumaron en total seis meses de alojamiento gratis, por 25 euros vale la pena, ¿no?

Mind my house
https://www.mindmyhouse.com/

Tiene ofertas en todo el mundo. Acá también tenemos suscripción y nos parece otra buena opción para empezar, sobre todo para los que quieren invertir lo menos posible antes de estar seguros que les va a gustar hacer house-sitting. Tiene muchas menos oferta de anuncios que Trusted House-sitters o Nomador, pero, por otro lado, la suscripción es mucho más barata, cuesta 20 dólares para 12 meses, también con cantidad de aplicaciones ilimitadas. 

Luxury House-sitting
http://www.luxuryhousesitting.com/

Tiene ofertas en todo el mundo. La suscripción cuesta 25 dólares por 12 meses. No la probamos todavía.


Plataformas que tienen ofertas en países específicos

Para hacer house-sitting sólamente en Estados Unidos

House-sitters America
https://www.housesittersamerica.com

La suscripción cuesta 30 dólares por 12 meses. Todavía no la probamos.


Para hacer house-sitting sólamente en Australia


Aussie House-sitters
https://www.aussiehousesitters.com.au/

La suscripción cuesta 84 dólares por doce meses. Todavía no la probamos. 

Happy House-sitters
https://www.happyhousesitters.com.au/

Hay tres opciones de suscripción: para 4 meses cuesta 60 dólares, para 12 meses cuesta 65 dólares y para 18 meses cuesta 85 dólares. Todavía no la probamos.



Para hacer house-sitting sólamente en Reino Unido


House-sitters UK
https://www.housesittersuk.co.uk/

La suscripción cuesta 29 Libras por 12 meses. Todavía no la probamos. 



Para hacer house-sitting sólamente en Nueva Zelanda


Kiwi House-sitters
https://www.kiwihousesitters.co.nz/

La suscripción cuesta 84 dólares por 12 meses. Todavía no la probamos.


Importante:
en todas las plataformas van a poder mirar las ofertas disponibles ANTES DE TENER QUE PAGAR LA SUSCRIPCIÓN,
así que sugiero que antes de elegir en qué plataforma suscribirse, las miren todas y elijan la que tenga más oferta en la zona que buscan o que más se adapten a sus preferencias. O si quieren suscribirse en varias, claro que podrán hacer más aplicaciones y tendrán más opciones a la hora de ser elegidos.

Importante bis: Recomiendo crear alertas con los criterios de búsqueda que ustedes elijan, para que inmediatamente que se publique un anuncio con ese criterio les llegue una notificación por email. Les recomiendo chequear estos correos a diario. El tiempo es importante y si llegamos tarde, podemos perder la oportunidad. 

La pérgola donde desayunamos todos los días durante dos meses y medio en nuestro house-sitting de Firenze (Italia)


Tips para armar el perfil

Cuando llegue el momento de armar el perfil, háganlo a consciencia y con mucha dedicación, recuerden que eso será su carta de presentación, su currículum de house-sitters. Los dueños de las casas no los conocen y eso será lo primero que vean de ustedes. Es importante completarlo en detalle, con toda la información que se solicita. Generen confianza, cuenten por qué quieren hacer house-sitting, a qué se dedican, cómo se complementa esto con el resto de sus vidas, etc. Siempre pongan fotos de ustedes en su perfil y haganlo con mucho criterio, piensen que esta será la primera vez que los dueños de las casas los “vean” y las fotos son super importantes.


Tips para mandar mensajes a los dueños

Cuando manden mensajes a los dueños, es importante saludarlos usando su nombre, que no parezca un “copiar + pegar”. Tómense el tiempo para leer detalladamente los anuncios antes de aplicar y cuando lo hagan siempre está bueno mencionar algo que se diga en el anuncio, por ejemplo, si los dueños mencionan los nombres de sus mascotas, podrían decir “sería un placer para nosotros cuidar a tal y tal”, con ese pequeño detalle demuestran que prestaron atención al anuncio y que están realmente interesados. También pueden mencionar la localización del house-sitting, por ejemplo “me encantaría hacer house-sitting para vos y cuidar tu casa / departamento / propiedad en Berlín, Alemania”.  Convenzan al dueño de por qué elegirlos a ustedes sería una buena decisión, resalten sus cualidades positivas, demuestren buena predisposición y mucho interés.

Cuando reciban la respuesta de una aplicación que hicieron, aunque sea negativa, siempre agradezcan al dueño por haberse tomado el tiempo de contestarles. Este es un buen momento para mencionar que aunque no resultó esta vez, pueden quedar en contacto para otra oportunidad. Además de que responder es una cuestión de educación, siempre es bueno dejar las puertas abiertas para otro momento, el próximo house-sitting puede estar a la vuelta de la esquina…


El primer House-sitting,
¿el más difícil de conseguir?

El house-sitting se basa en la confianza y la colaboración mutua, aunque suene increíble. Muchas veces nos pasó de hablar con gente que nunca antes habían escuchado hablar del tema y les parecía literalmente imposible de creer. Frases como “¿pero cómo saben los dueños que ustedes son buenas personas?” o “los dueños de las casas son gente un poco especial, ¿no? Digo, porque para dejarle su casa y sus mascotas a un desconocido…” o “ni loco dejo a un desconocido vivir en mi casa” son moneda corriente cuando tenemos estas conversaciones. Yo siempre respondo lo mismo: que no es magia, que el sistema funciona, que sentir que alguien que no te conoce tiene tanta confianza en vos es algo inexplicable y hermoso a la vez y que estoy muy feliz de poder experimentarlo. 

Sin embargo, hay que aclarar que las referencias juegan un importante papel en la construcción de esa confianza, referencias que se irán sumando a medida que hacemos más y más house-sittings. Por esto es probable que el house-sitting más difícil de conseguir sea el primero, porque aún no tendremos recomendaciones. Para esto, una alternativa puede ser aplicar a anuncios en lugares que no sean quizás los más atractivos o los más turísticos, por lo que tendremos menos competencia y más posibilidades de conseguirlo. En nuestro caso fue rapidísimo: dos semanas después de suscribirnos ¡ya teníamos acordado nuestro primer house-sitting!

Así terminábamos nuestro primer house-sitting en Granada (España), ¡felices!

Otra opción si aún no tienen referencias puede ser aplicar a anuncios de períodos cortos, que quizás no son los ideales que están buscando pero ayudaría desde el punto de vista de las reseñas. Piensen que a la hora de que alguien lea nuestras recomendaciones, siempre que sea positiva, es lo mismo que el house-sitting haya durado dos días, dos semanas o dos meses. Lo importante es que el dueño haya quedado contento y eso nos ayudará a conseguir los siguientes. Si esperamos que nuestro primer house-sitting sea el de duración y ubicación ideal, justo lo que queremos, puede que tengamos mucha suerte o puede que nunca llegue…como todo en la vida, es normal empezar de a poco y no ir de cero a cien.

Y por último, aplicar aplicar aplicar. Esto es matemática pura. Cuantas más veces apliquen más chances habrá de que los elijan. 


¿En qué países del mundo existe el house-sitting?

Como existir, el house-sitting puede existir en cualquier país del mundo, no es algo limitado a ciertos países, continentes, ni nada por el estilo. Ahora, ¿por qué digo “puede” existir” en lugar de “existe”? Porque es algo que va cambiando constantemente, dependiendo de la oferta disponible. Por ejemplo: supongamos que entran a una de las plataformas a chusmear las ofertas de house-sitting en algunos países y encuentran que en Francia hay 93, en Nueva Zelanda hay 57 y en Kenia hay 1. Entonces, van a llegar a la conclusión de que se puede hacer house-sitting en Francia, en Nueva Zelanda y en Kenia. Ahora, como la oferta en Kenia es muy poquita, puede ser que se ocupe bastante rápido, entonces si entran una semana después quizás ya no esté disponible y no haya una nueva oferta. Si esta fuera la primera vez que entran a la plataforma, quizás se llevan la sensación de que en Kenia NO se puede hacer house-sitting, cosa que no es así. Lo que sí sucede, es que algunos países tienen la cultura del house-sitting mucho más incorporada que otros, hay mucha más oferta, entonces haya muchas más posibilidades de encontrar un house-sitting ahí. 

Ida haciendo contorsionismo en nuestro house-sitting de Lefkada


¿Por qué algunos países tienen más ofertas que otros?
 

Como dijimos en la pregunta anterior, el house-sitting puede existir en cualquier lugar del mundo y no tiene nada que ver con el que país sea “rico” o “pobre”. De hecho, dos de nuestros house-sittings fueron en dos de los países más pobres de Europa (Kosovo y Bulgaria). Con respecto a la mucha, poca o nula oferta en ciertos países, basados en nuestras experiencias podríamos decir que hay tres grandes motivos que configuran más o menos el mapa de la oferta mundial de house-sitting:  

  • Hay países donde la gente viaja más (no sólo por vacaciones, sino por trabajo o por muchos otros motivos);  
  • Hay países donde viven muchos expatriados que traen la cultura del house-sitting desde sus países de origen, aunque no sea tan “común” en el país donde es el house-sitting (en nuestro caso, en el 100% de los house-sitting que hicimos cuidamos casas de expatriados, es decir, gente que no era originaria del lugar donde era el house-sitting); 
  • Hay países donde existe una confianza generalizada y el hecho de irte de tu casa por un tiempo y dejarla al cuidado de un total desconocido confiando en que todo va a estar muy bien es lo más normal del mundo (¿se imaginan qué lindo vivir en un mundo así?). 
Una vista de las cocinas de las casas que cuidamos en Pristina (Kosovo) y Kromidovo (Bulgaria)


¿Existe el house-sitting en Argentina?

Si leyeron las dos preguntas anteriores ya saben que la respuesta es . Ahora, si lo que quieren saber es si hay ofertas disponibles en este preciso momento en que están leyendo esta guía, dónde son, cuánto duran, etc, les sugiero chequear todo esto directamente en las plataformas que les dejé más arriba. 


¿Y no existe alguna plataforma exclusiva para ofertas en Argentina o Latino América?

Por el momento no, pero pueden chusmear en las plataformas que tienen ofertas en todo el mundo.


¿Necesito tramitar una visa especial o permiso de trabajo para hacer house-sitting?
 

No necesitan tramitar ninguna visa especial para hacer house-sitting más que la que tendrían si se fueran a hospedar de otra manera. En términos de visados, es lo mismo si se van a hospedar en un hotel, un hostel o van a hacer house-sitting. ¿Por qué? Porque el house-sitting no se considera un “trabajo” sino un intercambio, en el que ustedes cuidan la casa y las mascotas (si hay) y a cambio pueden vivir en la casa sin pagar alojamiento. 


¿Puedo hacer house-sitting en Europa si no tengo pasaporte europeo?

Claro que si. Dos de nuestros house-sittings, en España e Italia, los hicimos cuando yo todavía no tenía pasaporte italiano y viajaba con pasaporte argentino. Lo importante en este caso es no excederse en el tiempo de visado que tengan disponible, igual que si se hospedaran de cualquier otra manera. Por ejemplo: si quieren hacer un house-sitting en Alemania que dura 180 días y viajan con pasaporte argentino que les da 90 días de visado en el Espacio Schengen, las cuentas no cierran y no van a poder hacer ese house-sitting en particular, pero sí muchos otros más cortos. 

Si quieren saber mucho más sobre los requisitos para viajar por Europa con pasaporte argentino (o cualquier otro que les de un visado de 90 días) y todo lo relacionado al Espacio Schengen, lo encuentran en esta guía que armé con mucho ♥:


¿Es necesario hablar el idioma del país donde es el house-sitting?

Saber hablar el idioma de un país que vamos a visitar, sea haciendo house-sitting o de cualquier otra forma, siempre es un gran punto a favor pero no es absolutamente necesario. De hecho, de los seis house-sittings que hicimos hasta ahora, sólo en España hablábamos el idioma local. Lo que es más importante para el house-sitting (y no sólo importante, sino fundamental), es tener un idioma en común para poder comunicarnos con los dueños de la casa. 


¿Todos los house-sitting son en lugares remotos?
 

No, para nada, hay de todo. Desde house-sittings en el medio de la nada misma, hasta en el centro de París.

Tres vistas desde la ventana en Lefkada (Grecia), uno de los house-sittings más urbanos que hicimos


Para ser house-sitter, ¿necesito tener auto y/o licencia de conducir?

Depende de cada caso. Si van a cuidar una casa que está en un entorno urbano y se pueden mover sin problema caminando o en transporte público no van a necesitar ni auto ni licencia. Ahora si van a cuidar una casa que está en el medio de la nada, lo más probable es que necesiten auto (y licencia de conducir, obvio) hasta para ir al supermercado. En este caso hay dos opciones: que los dueños de la casa les dejen un auto o que les pidan que ustedes vayan con su propio auto. Si les piden auto propio y ustedes no tienen es simple, no es el house-sitting para ustedes. Ahora si les dejan el auto, lo único que tienen hacer es manejar responsablemente, cuidarlo mucho y tener licencia de conducir habilitada para conducir en el país donde sea el house-sitting, claro.

Todo esto los dueños lo suelen aclarar en el aviso. De todos modos, si tienen dudas sobre si es necesario o no el uso del auto y si el auto está o no incluído, lo pueden preguntar enviando un mensaje a los dueños a través de la plataforma. 

Gracias a los autos que nos dejaron en los distintos house-sittings que hicimos, pudimos llegar a lugares remotos y conocer rincones increíbles


¿Puedo trabajar mientras estoy haciendo un house-sitting?

Esto es algo que van a tener que conversar con los dueños antes de cerrar el trato. ¿Por qué? Primero porque existen muchos tipos de trabajos diferentes. No es lo mismo trabajar on line, desde la casa, que pasar ocho, diez, doce horas por día fuera de la casa trabajando. La cosa cambia bastante. Y si pretenden trabajar como en el segundo caso y en la casa hay animales, esto va a significar que los animales van a estar esas ocho, diez o doce horas solos. Según el tipo de animales que sean puede que esto no sea ningún problema, pero si, por ejemplo, tienen que pasear un perro tres veces al día es probable que con esa agenda no lo puedan hacer. Y acá podrían decirme “pero yo tengo mascotas y trabajo ocho horas por día afuera de casa y no pasa nada, ¿por qué no puedo hacer lo mismo en un house-sitting?”. Básicamente porque si fueran sus mascotas, perfecto, ustedes las cuidan como quieran o puedan. Pero si están cuidando mascotas en un house-sitting, ustedes se están comprometiendo a respetar sus rutinas y darles la atención que los dueños consideran necesaria (en otras palabras, si el dueño dice que el perro tiene que pasear tres veces al día, tiene que pasear tres veces al día, más allá de que ustedes en casa tengan otras rutinas con sus perros). Por eso, para evitar cualquier tipo de situación incómoda, lo mejor es consultar todas estas dudas antes de aceptar el trato y así estar seguros de que la estancia será provechosa para todas las partes (si nos organizamos, somos felices todos, dueños, house-sitters y mascotas).


En un house-sitting, ¿la comida está incluida?
 

No, los house-sitters compran y pagan su comida durante todo el house-sitting. Esa es la regla general. Ahora, en la práctica puede haber diferentes variantes: puede ser que antes de irse los dueños les dejen la heladera y las alacenas llenas de cosas y les digan que pueden usar lo que quieran y no necesitan reemplazarlo o puede que les digan que si usan cien gramos de café lo tienen que reemplazar. Hay tantos tipos de dueños como personas en el mundo y nos han pasado ambos extremos. 

Otra cosa que puede pasar en los house-sittings que tienen huerta o campos donde cultivan frutas o verduras, es que les digan que pueden comer todo lo que haya disponible durante su estancia. Esto nos pasó en dos house-sittings: en Italia comimos tantos higos y uvas que ya nos salían por las orejas y en Bulgaria sacamos un montón de verduras de la huerta y comimos varios kilos de manzanas en todas las formas posibles. 

El jugo de uva de cada día en Firenze (Itaila) y las manzanas infinitas en Kromidovo (Bulgaria)


Quiero ser house-sitter, ¿me van a pagar?
 

En el 99% de los casos, no. Como dijimos más arriba, el house-sitting es un intercambio dentro del modelo de la economía colaborativa y no hay dinero de por medio. Aún así algunas plataformas dan la opción aclarar en nuestro perfil si queremos cobrar o no por nuestros servicios de house-sitters, pero ya les digo, creo que eso sucede en el 1% de los casos. 


Quiero ser house-sitter, ¿tengo que pagar algo?

Lo mismo que en la pregunta anterior, en el 99% de los casos, no van a tener que pagar nada (más allá del precio de la suscripción en la plataforma). Nuestra experiencia personal como house-sitters está dentro de ese 99%: nunca tuvimos que pagar nada. Pero como siempre hay excepciones, puede ser que algunos dueños les quieran cobrar algo, aunque sea simbólico y ya depende de ustedes aceptarlo o no. Por ejemplo: una vez vimos un anuncio de un house-sitting para cuidar un riad (palacio típico marroquí) muy muy impresionante y tres perros en la medina de Fez (Marruecos). El house-sitting duraba dos meses y los dueños buscaban una pareja para ser house-sitters y pedían una suma simbólica de 50 Euros (entre los dos) por toda la estadía, lo que es menos de 1 Euro por día. ¿Convenía? ¿No convenía? Queda a criterio de cada uno. 


Me parecen caras las suscripiones de las plataformas, ¿qué hago?

Lamentablemente hay poco que hacer. Más allá de las 3 aplicaciones gratuitas que ofrece únicamente el sitio de Nomador, en todas las demás plataformas van a tener que hacer esta (¿pequeña?) inversión si quieren ser house-sitters. Lo que les puedo decir sin duda alguna es que si le sacan provecho a la membresía, es decir, si hacen mucho house-sitting y dividen la cantidad de días que no pagaron alojamiento por el precio que pagaron de la membresía, ¡los números son una locura! Para que se imaginen, en nuestro caso, con lo que invertimos en las membresías y la cantidad de días que nos hospedamos haciendo house-sitting, es el equivalente a si hubiéramos pagado 19 CENTAVOS DE EURO cada uno, por cada día de house-sitting. Y todavía nos queda 1 año de membresía disponible. Así que saquen sus propias conclusiones, yo sólo les digo eso…19 CENTAVOS DE EURO.


¿Quién paga los gastos de la casa? (agua, electricidad, gas, etc)

Los gastos de la casa los pagan los dueños. Lo que seguramente va a pasar es que les pidan que sean cuidadosos con el uso de los servicios, sobre todo en países en que son muy caros. Entonces la regla es simple, ser tan cuidados con los recursos, como si la factura la tuvieran que pagar ustedes (y como si viviéramos en tiempos de crisis energéticas y tuviéramos que cuidar los recursos…)


Las fechas de inicio y finalización de un house-sitting, ¿son flexibles? ¿Quién las elige?

Las fechas las establecen los dueños y hay tres grandes grupos:

Fechas fijas: al momento que los dueños publican el aviso ya tienen su viaje totalmente programado y definen con exactitud las fechas de inicio y finalización, ni un día más, ni un día menos. 

Fechas flexibles: al momento que los dueños publican el aviso no tienen el viaje 100% definido. Puede que todavía no hayan comprado los pasajes de avión por ejemplo, entonces los días todavía pueden variar un poco, en general no más de un par de días.

Fechas muy flexibles: por diversos motivos, puede que los dueños estén abiertos a tener house-sitters que cuiden sus casas en períodos y duraciones muy variables. Esto puede pasar por ejemplo si son dueños de larga distancia, es decir, que nunca viven en la casa, entonces pueden adaptar los períodos de house-sitting según la disponibilidad de los house-sitters. 

En cualquiera de los casos, todo esto suele estar aclarado en el aviso y también lo van a ir conversando con los dueños durante el intercambio de mensajes que haya si deciden aplicar. 


¿Cuánto puede durar un house-sitting? 

Los house-sittings pueden ser de las duraciones más variables que se imaginen. Lo mínimo que llegamos a ver en un aviso era un día y lo máximo…¡más de un año! ¿Se imaginan? En el medio de esos dos extremos, pueden encontrar de todo. Y si ustedes tienen algún requerimiento en cuanto a la duración, por ejemplo, saben que sólo quieren hacer house-sittings que duren más de “x” cantidad de tiempo, en la mayoría de los buscadores lo pueden buscar directamente con este filtro.

Pristina (Kosovo) y Lefkada (Grecia), nuestros house-sittings más corto y más largo respectivamente


Si quiero ser house-sitter, ¿voy a tener tiempo libre para pasear?
 

Claro, hacer house-sitting no significa estar en una cárcel. Pero si hay mascotas involucradas (como suele haber en la gran mayoría de los casos), van a tener que adaptarse a ellas, recordemos que suelen ser el motivo principal de la existencia del house-sitting. 

Entonces, la cantidad de tiempo libre que tengan y la cantidad de horas seguidas que puedan pasar fuera de la casa va a depender de cada caso en particular y de las necesidades que tengan las mascotas que estén cuidando (cosa que los dueños van a dejar claramente especificadas). 

Algunos ejemplos: en nuestro primer house-sitting cuidamos cinco perros que tenían que hacer entre dos y tres paseos diarios, de unos cuarenta y cinco minutos cada uno. En otro cuidamos dos perras que tenían un campo enorme para correr siempre que querían, así que no era necesario llevarlas a pasear nunca. En otro no teníamos animales, así que podíamos organizar el día 100% como queríamos. Y en el house-sitting que estamos ahora, cuidamos tres gatas, que salen a callejear a gusto y piacere, gracias a la genialidad de una puerta automática para gatos, así que no tenemos ni que movernos para abrirles la puerta. La verdad es que en todos los casos tuvimos más tiempo para pasear del que realmente necesitábamos, porque, más allá de que estemos haciendo house-sitting o no, no estamos en modo “turistas” ni estamos de vacaciones, sino que simplemente vivimos en movimiento. Esto quiere decir que hacemos muchas cosas durante el día que no tienen que ver con pasear sino que requieren nuestra presencia en casa —por ejemplo, escribir, dibujar, editar fotos, escribir este posteo ;)—, así que el house-sitting se adapta perfecto a lo que necesitamos en este momento: tenemos una casa donde estar y animales que nos acompañan. Si, en cambio, esperan que hacer house-sitting sea como unas vacaciones de lujo con todo pago, es probable que el house-sitting no sea lo que están buscando…

Acá les dejo algunas fotos de los paseos que hicimos mientras hacíamos house-sitting:

Gallipoli (Itaila), La Calahorra (España) y Bansko (Bulgaria), tres de los lugares que conocimos gracias al house-sitting


¿Puedo pasar una noche fuera de la casa?

Suponiendo que quieran hacer esto, lo tendrían que consultar con los dueños en cada caso. Si no hay mascotas involucradas lo más probable es que no haya problema y si hay mascotas, dependerá de los requerimientos que tengan.


¿Puedo invitar gente durante el día? ¿Y a dormir?

Para esto no hay una regla general. En algunos casos los dueños lo aclaran en el anuncio y en otros lo van a tener que consultar especialmente. En nuestra experiencia personal, la mayoría de los dueños nos dejaron invitar gente a la casa, tanto durante el día como a dormir. Sólo en uno de los house-sittings que hicimos desde el principio estaba aclarado que no podía haber visitas. 


¿Es más fácil conseguir un house-sitting si lo hago solo/a o en pareja?

Para esto tampoco hay una regla general. En la mayoría de los anuncios los mismos dueños aclaran si buscan personas solas, parejas o si les da lo mismo. En los casos que buscan personas solas puede ser porque la casa sea un monoambiente y no haya lugar para dos y, al revés, en los casos que buscan parejas puede ser porque sean casas muy grandes o con muchos animales y sea demasiado para una sola persona. En cualquier caso hay opciones para todos los gustos y ninguna de las dos es más fácil o difícil de conseguir que la otra. Así que ya sea que quieran hacer house-sitting solos/as o en pareja, ¡de las dos formas es totalmente posible!

Ioni y Breta en nuestro house-sitting de Firenze


¿Si quiero hacer house-sitting en pareja, tenemos que pagar una suscripción entre los dos o una suscripción cada uno?

Siempre se paga una sola suscripción y si son pareja (o amigos, hermanos, primos, o lo que fuera) se aclara en el perfil y ya está.


¿Puedo hacer house-sitting con hijos menores?

Esto en general no se suele aclarar en los anuncios así que lo tendrían que preguntar e imagino que dependerá mucho de las características de cada casa. Por ejemplo: si lo quieren hacer con un hijo, digamos, de doce años o con un bebé de menos de nueve meses, es probable que no haya problema, porque en el primer caso ya sería físicamente (casi) un adulto y en el otro, aún no caminaría. ¿Y por qué es importante esto de la movilidad? Porque puede que haya casas que no sean aptas para chicos muy pequeños en cuanto a la seguridad, por ejemplo si tienen escaleras o pasarelas sin barandas; terrazas, balcones o ventanas sin la protección adecuada; todo lo cual puede estar muy bien para un adulto pero no para un chico pequeño. En esos casos imagino que sería super estresante para los padres, así que recomiendo consultar esto específicamente en cada caso con los dueños y asegurarse de que la casa tenga las condiciones adecuadas (o se pueda adaptar) para que todos, house-sitters e hijos, estén tranquilos. 


Mientras dura el house-sitting, ¿tengo algún seguro médico?
 

Esto depende de ustedes. Las plataformas o dueños de las casas no les van a dar ningún seguro en particular por ser house-sitters, sino que si quieren o necesitan tener un seguro médico lo van a tener que contratar ustedes, igual que como harían para cualquier otro tipo de viaje. Tengan en cuenta que para algunos países el seguro de viaje es un requisito obligatorio para ingresar. 

Acá les dejo un enlace por si quieren contratar su seguro médico con Assist-365 con un super descuento. Y si lo contratan a través de este link (haciendo click en la imagen de abajo), con el código de descuento ESCRIBIENDOPORELMUNDO, a nosotros nos pagan una pequeña comisión, que nos ayuda muchísimo a seguir viajando.


¿Existe una edad límite (máxima o mínima) para ser house-sitter?

Cualquier persona mayor de veintiún años puede ser house-sitter, aunque los dueños suelen inclinarse por gente de más de treinta, porque consideran que tienen más experiencia cuidando una casa, animales y van a poder responder mejor ante cualquier eventualidad. De hecho, en algunos casos, los dueños aclaran que buscan específicamente personas de más de sesenta por ejemplo, porque suelen ser jubilados, tener más tiempo disponible y un montón de experiencia en la vida, ¡ja! Así que la buena noticia acá es que ¡no hay límites (y a partir de los veintiún años) pueden hacer house-sitting toda la vida!


Lo mejor y lo peor del house-sitting

Lo mejor 
  • Sentir que tenés una casa real (aunque sea provisoria) y al mismo tiempo, estás viajando. Esa dualidad en su justo equilibrio nos encanta. 
  • Vivir como local en cualquier lugar del mundo: ir al mercado, tener rutinas, cocinar, guardar cosas en el freezer, conocer a los vecinos, participar en actividades de la zona, adaptarte a una forma de vida que quizás no es la que conoces pero haces tuya por un tiempo, todas experiencias muy difíciles de vivir a través del “turismo clásico”.
  • Estar acompañado de mascotas y recibir todo el amor que tienen para dar, algo que gracias al house-sitting, es un antes y un después en nuestra vida. 
  • Que alguien (los dueños) tengan una confianza tan grande en vos como para, sin conocerte, dejarte a cargo de su casa y sus mascotas es una sensación infinitamente gratificante. 
Lo peor 
  • Las despedidas suelen un poco tristes. Sobre todo si hay mascotas involucradas, es difícil el momento en que nos toca seguir camino. 
  • Para mucha gente quizás podría ser engorrosa la parte “administrativa” del house-sitting (suscribirse, hacer un buen perfil, mandar un montón de aplicaciones, etc). Pero yo soy muy nerd, así que incluso disfruto un montón de toda la cuestión “de oficina”.
  • Esto que sigue es totalmente subjetivo y depende de cada persona. Para nosotros, si el house-sitting es muy corto (digamos, menos de un mes), apenas nos adaptamos a todo (la casa, la comunicación con los dueños, las rutinas de los animales, el país, el barrio, etc) ya nos tenemos que empezar a preparar mentalmente para irnos, y esto para nosotros que amamos viajar lo más lento posible, podría ser algo negativo. Pero se arregla fácil: siempre tratamos de buscar estancias de más de un mes de duración y ya está. Y si a alguien le pasa justo lo contrario, pueden buscar estancias más cortas y todos contentos. 
Despedirnos de los animales es (para nosotros) una de las cosas más difíciles de hacer house-sitting


¿Qué pasa si algún animal se enferma?
 

Las cosas malas pueden pasar siempre y son parte de la vida. Lo importante en estos casos es que nosotros hagamos todo lo posible para solucionarlo. Si algún animal tiene algún problema es importante avisar cuanto antes a los dueños y ellos les darán indicaciones de cómo seguir y qué hacer en cada caso. Puede que los animales necesiten una dieta especial, tomar alguna medicación o visitar al veterinario. 

Nosotros tuvimos dos experiencias difíciles en este sentido. En el house-sitting de Firenze (Italia), a Ioni, una de las perras le agarró una infección urinaria el día que llegamos (¡una suerte tremenda la nuestra!). Un par de días después la operaron y durante los diez días siguientes tuvo que usar un cono de recuperación, tuvimos que inyectarle antibióticos dos veces al día (¡si, aprendimos a poner inyecciones!), limpiarle la herida y llevarla al veterinario cinco veces para controles. Lo bueno es que el house-sitting era bastante largo (dos meses y medio) y dos semanas después de la operación todo volvió a la normalidad: Ioni estaba como nueva y nosotros felices de ver lo bien que se había recuperado. En el momento fue muy duro pero esa experiencia nos hizo crecer y aprender un montón y también podría haber pasado si estábamos en nuestra casa y ella hubiera sido nuestra mascota. Ser house-sitter significa cuidar las mascotas ajenas igual de bien y con el mismo amor que cuidaríamos a las nuestras. 

Ioni recién operada usando el cono de recuperación (izq) y Ioni como nueva, jugando con Micha (der)

La otra mala experiencia no tuvo un final tan feliz. En nuestro house-sitting Kromidovo (Bulgaria) Poppy, una de las perras, murió y ni nosotros ni nadie podría haber hecho algo para evitarlo, fue el ciclo de la vida. Poppy era muy muy vieja y tenía una infección en los pulmones. En un momento dejó de comer y no comió durante doce días hasta que murió. Los dueños estuvieron al tanto desde el principio de esta situación y se lamentaron por no estar en casa para acompañar a Poppy en sus últimos días pero tampoco podrían haber hecho nada. Son esos momentos tristes de la vida que van a existir siempre, no se pueden evitar y en este caso nos tocó vivirlo a nosotros. 


¿Qué pasa si tengo que cancelar el house-sitting antes de empezar?

Todo tipo de cancelaciones son una gran desilusión en el mundo del house-sitting. Por eso es muy importante que al momento de confirmar un house-sitting estén realmente seguros y comprometidos para hacerlo. Pónganse por un segundo en el lugar de los dueños de casa. Imaginen que planearon todo un viaje confiando en que otra persona va a cuidar su casa y sus mascotas y de golpe, les cancelan. En algunos casos puede ser difícil encontrar house-sitters y si es muy sobre la fecha quizás los dueños tengan que cancelar o reprogramar sus viajes, lo cual es un gran problema y debilita enormemente la confianza en el sistema. 

Pero bueno, siempre en la vida puede haber imprevistos y situaciones de fuerza mayor que pueden cambiar nuestros planes (pero ojo, eso no incluye situaciones como “encontré otro house-sitting que me gusta más, entonces cancelo el que ya tenía acordado”. No). Resumiendo, siempre existe el “qué” (cancelar un house-sitting) y el “cómo” (de qué manera cancelarlo para que sea lo menos perjudicial posible). Entonces, suponiendo que el “qué” es inevitable, vamos a concentrarnos en el “cómo”: si por algún motivo realmente importante no pueden hacer el house-sitting para el cual se comprometieron, es importante avisar a los dueños lo antes posible para que tengan tiempo de buscar nuevos house-sitters (no es lo mismo avisar tres meses antes de que empiece, que tres días antes…) 


¿Qué pasa si no puedo completar el house-sitting y tengo que irme antes?

Esta situación es todavía un poco peor que la anterior, así que diría que sólo aplica a situaciones realmente muy graves que hagan que no podamos quedarnos todo el tiempo acordado (por ejemplo, un problema grave de salud que no se pueda resolver en el lugar donde es el house-sitting, etc). En ese caso lo mismo que antes: avisar a los dueños lo antes posible y si es posible con algo de anticipación para que tengan por lo menos unos días para encontrar un reemplazo.


¿Qué pasa si los dueños cancelan el house-sitting?
 

La verdad que esto, por suerte, nunca nos pasó y supongo que debe ser muy muy muy poco común que suceda. Pero así como nosotros podemos tener un problema y necesitar cancelar, podría haber un caso de fuerza mayor de parte de los dueños por lo que necesiten cancelar. Acá las “consecuencias” dependerán de con cuánta anticipación se cancele. No es lo mismo que nos cancelen cinco meses antes, caso en el cual vamos a tener tiempo de sobra de encontrar otro house-sitting, que cinco días antes, cuando ya probablemente tengamos los pasajes comprados y sea mucho más difícil armar un nuevo plan con tan poca anticipación. También dependerá mucho de la actitud del dueño, pero sería un detalle que trate de ayudarnos de alguna manera (por ejemplo, ofreciéndose a pagarnos un alojamiento alternativo por unos días, hospedarnos con algún familiar o amigo u hospedarnos en su casa por unos días hasta que podamos hacer un nuevo plan, aunque ellos hayan cancelado su viaje). 


Bonus: relato de nuestra primera experiencia

Hasta acá llegó la guía con consejos y datos prácticos para que ustedes también puedan hacer house-sitting y viajar por el mundo cuidando casas. Si quieren leer el relato de nuestra primera experiencia haciendo house-sitting, lo encuentran en este posteo:


PostData

Si les gustó este posteo y quieren ayudarnos a seguir viajando y escribiendo, acá les dejamos algunas ideas para hacerlo 

Comentar

¡Todos los comentarios son más que bienvenidos! Y si tienen alguna duda, consulta o sugerencia, también la pueden dejar en los comentarios.

Compartir

Si creen que a alguien le puede servir o interesar esta información, ¡les agradecemos mucho que la compartan!

Usar nuestros links de afiliados

Si están planeado un viaje, no dejen de usar estos enlaces que les dejamos a continuación, para reservar sus alojamientos, seguros de viaje, membresías para hacer house-sitting y trabajo voluntario. A ustedes les darán un gran descuento y a nosotros una pequeña comisión que nos ayuda muchísimo a seguir cumpliendo nuestro sueño de vivir viajando (acceden a los descuentos, haciendo click en cada uno de los logos).

9 thoughts on “House-sitting: Guía para viajar por el mundo cuidando casas

  1. Gracias infinitas por la buena onda y el tiempo que imagino tiene detrás una guia así. Acabamos de recargar pilas para hacer housesitting leyendol@s….y en serio que nos han sido de gran gran ayuda!!! Ya les contaremos nuestras experiencias ?

    1. Gracias infinitas chicas!!!
      Me alegro muchísimo que la guía haya servido para recargar pilas house-sitteras y motivar! Espero que pronto me cuenten sus experiencias haciendo house-sitting por el mundo!
      Un abrazo enorme!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *