Sauna finlandesa: mi ritual favorito en tierras del norte

Tomar un sauna fue sin duda mi actividad favorita por aquellos días en Finlandia. El sauna en aquellas tierras es casi una religión. Para que se imaginen, en Finlandia viven cinco millones de personas y, según estadísticas oficiales hay entre dos y tres millones de saunas. Los números hablan por sí solos, ¿no?

Desde la antigüedad, el sauna ocupa un lugar sagrado en la vida de los finlandeses, ligado a la vida y la muerte. Allí sucedían los nacimientos y también allí se lavaban los cuerpos de los difuntos y eran preparados para el funeral. Con el paso de los años, si bien estos rituales ya no suceden en el sauna, éste sigue conservando su carácter sagrado.

Para los finlandeses es normal ir al sauna entre una y tres veces por semanas, solos, con amigos o en familia. Como yo estaba de paso, tuve que aumentar ese promedio para aprovechar mis días por allí y fui a trece saunas diferentes en un mes.

La mayoría de los saunas suelen estar al lado de un lago, que en Finlandia hay muchos, exactamente 187.888 y el ritual incluye estar unos cinco, diez o quince, minutos adentro del sauna, que puede estar a una temperatura de entre 60 y 100 grados y luego darse un chapuzón en el lago. Y el ciclo se repite la cantidad de veces que cada uno quiera.

Uno de los lagos donde nos dimos un chapuzón, en Heinävesi

El ritual del sauna incluye también el “vihtominen”, que consiste en darse golpecitos con un ramo de hojas de abedul. Esto aumenta la circulación sanguínea, da mayor sensación de calor y genera un aroma riquísimo y fresco en todo el ambiente del sauna.

Así se ve el “vihta” o rama de hojas de abedul

También la sauna está asociada a un momento de relajación, de limpieza, de purificación del alma y del cuerpo. Por esto, después de tomar varios turnos de sauna viene el momento de bañarse que es un paso muy importante del ritual. Para esto, muchas saunas públicas suelen tener un sector de duchas. En las saunas privadas y sobre todo en aquellas que están en casas de campo, se suele hacer a la manera antigua, usando baldes y mezclando agua fría, idealmente de algún lago cercano y agua caliente, calentada con la misma estufa que contiene las piedras calientes a las que se les va echando agua de vez en cuando, tan seguido como tanto calor se desee.

La cultura del sauna en Finlandia es algo más que típico, es algo que los define, era algo que sin duda quería experimentar. La primera vez que fuimos con Omar a una sauna pública en Rauhaniemi (que traducido significa península de paz), cuando estábamos llegando, con el abrigo correspondiente a aquel día de “verano” de unos 13 o 14 grados, no podía creer lo que estaba viendo: gente en malla al aire libre, como si nada ¡con ese frío! y, lo que era todavía más increíble, ¡gente bañándose en el lago! que ya se imaginarán, que muy calentito no estaba…

Cuando entramos al sauna propiamente dicho y sentí por primera vez ese calor que jamás antes había sentido, me sorprendió que la sensación que tuve se parecía un poco al frío. Todavía no puedo explicar por qué, pero hasta se me puso la piel de gallina. Aquella vez no tuve el valor de meterme al lago pero no tardaría mucho en probar aquella experiencia.

La segunda vez fue en un tipo de sauna que incluso muchos finlandeses no tuvieron la suerte de probar, ¡una sauna de humo! Esta es la más antigua y tradicional forma de sauna finlandesa y en la actualidad, lamentablemente, ya quedan muy pocas. La diferencia de la sauna de humo y aquellas calentadas en forma contínua con leña, gas oil o electricidad, es que la primera se debe calentar previamente a entrar y se calienta de una sola vez, en un tiempo aproximado que dura entre seis y siete horas, tiempo en el cual el sauna está cerrado y se llenará de humo. Una vez que las piedras están calientes, se abren las puertas y ventanas y se deja salir el humo, conservandose el calor. Por esto la sauna de humo es tan especial, porque para que suceda se necesita un ritual aún mayor que en todos los demás casos y la recompensa por eso es un olor a madera ahumada delicioso y un calor muy diferente a los demás, más suave, hecho a fuego lento…

Tuvimos la enorme fortuna de probar este tipo de sauna en Suodenniemi (que significa algo así como “península de pantanos”), en una sauna que tenía más de cien años. Esto formaba parte de una jornada de trabajo comunitario en una finca-museo en el bosque, que incluía comidas riquísimas, yoga, meditación y por supuesto, ¡sauna! Esta vez, fue muy importante para mí y me sirvió comprender el sentido del sauna y su relación con la desnudez. En las saunas públicas, como la primera que fuimos, suelen tener diferentes sistemas: si hombres y mujeres van juntos a un mismo espacio, se usa malla (este fue el caso de mi primera vez) y si existen espacios separados se puede ir desnudo, que es lo que hace la mayoría de la gente. Éste sauna, como formaba parte de un evento privado, tenía sus propias reglas y hubo turnos, primero fueron los hombres, desnudos y luego fuimos las mujeres, desnudas. Debo confesar que al principio estaba un poco horrorizada. Recuerdo que cuando terminó el turno de los hombres y las mujeres nos fuimos acercando a la sauna lo ví a Omar a lo lejos desnudo y fue rarísimo. Me costaba entender que algo que era parte de nuestra más profunda intimidad de golpe era público y compartido con todos. Y ahí está el punto. Con el tiempo entendí que la desnudez era simplemente una expresión más de aquella sociedad que me conquistó por su humildad y equidad: desnudos, libres de estilos, colores, marcas, y todo aquello que nos define como integrantes de determinados grupos sociales, si sacamos todo eso, somos todos iguales.

Esta es la finca-museo, donde hicimos una jornada de trabajo comunitario y probamos la sauna de humo

Este día también probé el famoso chapuzón en el lago después del sauna. En aquel momento, la única forma que encontré para hacerlo fue apagando el cerebro, había que saltar, sin pensar demasiado y nada más. Caminé desnuda por el muelle de madera junto con las otras mujeres y chau, salté. La sensación fue como de pequeñísimas agujas clavándose en todo el cuerpo. Frío, frío y más frío. Creo que no duré más de un minuto en el agua. Pero al salir…ohh eso sí que era bueno, después de mucho calor y mucho frío, aquello se sentía como el más perfecto equilibrio.

Este lago fue el protagonista de mi primer chapuzón después del sauna

Y hasta entonces siempre Omar me había llevado a sus saunas preferidas, pero en nuestro paso por Helsinki, invertimos los roles y lo llevé yo a él. Así conocimos Löyly, que toma su nombre del vapor que se genera cuando se tira agua a las piedras calientes. No me acuerdo cómo yo conocía su existencia pero sabía que en Helsinki había un sauna increíble que quería conocer. Éste, al revés que el anterior, era moderno, público y una excelente opción para tomar un sauna de humo. Si bien es moderno, el ambiente oscuro y ahumado del tradicional sauna de humo está increíblemente bien logrado y merece mucho la pena probarlo. Además tiene bar, restaurante, y unas terrazas increíbles sobre el mar báltico, donde también se puede nadar después de un rato de entrada en calor en el sauna. A esto sí que no me animé. Recordaba el nombre “mar báltico” de las clases de geografía de la escuela y desde aquel momento me había quedado asociado al frío, una asociación bastante acercada.

Las terrazas de Löyly, en Helsinki
Desde donde se puede ver estos atardeceres en verano
Y darse un chapuzón en el mar Báltico

Otro de mis saunas favoritas en Finlandia es la de Rajaportti, en Pispala, Tampere. Esta es la sauna pública más antigua de Finlandia que aún sigue en funcionamiento. Se calienta de forma tradicional con troncos de leña enormes, de un metro de largo y treinta centímetros de diámetro. Tiene sectores separados para hombres y mujeres, por lo que cada uno entra a su sector, desnudo. Este fue para nosotros el sauna del barrio, el lugar de reunión, de encuentro con los amigos, donde tomamos algo entre sesión y sesión, mientras mirábamos el cielo todavía claro de una noche de verano que aún siendo casi las diez de la noche, seguía muy iluminada…

Rajaportti, el sauna del barrio


PostData 1: si quieren ayudarme a seguir con este proyecto, ¡no se olviden de compartir!

Si tienen alguna duda, consulta o sugerencia, pueden dejarla en los comentarios más abajo. Y si creen que a alguien le puede servir o interesar esta información, ¡les agradezco mucho que la compartan!


PostData 2: ¿quieren seguir leyendo?

Si quieren leer más acerca de Finlandia, no se pierdan estos dos posteos, en los que les cuento todo sobre la cultura de Finlandia y la gastronomía finlandesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *